musiquita

martes, junio 12

nueva era gay

Este mes el gay power se intensifica por obvias razones. Leyendo un post de yo misma me cayó el veinte de que yo también me he topado con esa nueva generación de chicas gays. Me faltan pocos años para los treinta, me moví en otros círculos, otras mentalidades, y mucho tabú. Hace como diez años censuraron el video de Miguel Bosé “No encuentro un momento pa’ olvidar” simplemente porque parejas diversas se besaban amorosamente. Los medios de comunicación se alarmaron y pasaban el video tan brutalmente cortado que hasta la canción perdía su encanto y hermosura al quedar como rayada.

Un año antes ya me habían dado mi primer beso lésbico, mantenía una relación amorosa y aquello no me alarmaba como al resto del mundo, de hecho, hasta lo sentía como un halago que me diferenciaba de los demás. La cuestión es que no dejaba de ser algo hermético y oculto, el Internet era cosa de nerds y aquello se mantenía en secreto. Al parecer sólo existían en el mundo los gays maricones que trabajaban en las estéticas pero a los otros no los veía y mucho menos me enteraba de la existencia de lesbianas, ni qué decir de bisexuales. Lo más cercana que estuve al término fue esa maravillosa película noventera llamada “Tres formas de amar” y no había chicas =(

Las nuevas generaciones de chicas gays, tienen un atrevimiento, libertad, y seguridad que ya hubiera deseado en mis tiempos. Tienen a su favor la libertad de información que la red regala y la libre transmisión de ideas sin filtros castrantes. Sinceramente, yo tardé bastante en entender cierta terminología del género lésbico que estas chicas manejan super bien desde los catorce años. Hasta me aventaría a decir que ser bisexual se podría considerar una moda o una experimentación más dentro de la sexualidad de las nuevas generaciones.
Me parece maravilloso y correcto, ojala y a las de mi generación nos hubieran tocado las mismas libertades. Pero no se pudo, a veces pienso que hasta es una de las causantes de los altos índices de divorcio y madres neuróticas que pululan la zona. Cuando fuí a una marcha gay sólo había chicas menores de 23 años, mujeres mayores de 26 era muy poco común y las que estábamos permanecíamos inquietas lejos de los grupitos festivos que eran fotografiados por los medios. Platicar con las chicas gay de ahora me deja asombrada y contagiada. ¿Es moda o identidad? Si ellas son el presente ya imagino el futuro. Ojala y se rompan ataduras y mentalidades, será tan interesante presenciar eso… muy, muy interesante.
( Amantes y enemigos, amores imperfectos, desiertos y mares; deslumbramiento inútil listo para revivirse. )
Siempre hay una luz brillando en la oscuridad. Sigue sin gustarme trasnochar, madrugar, olvidar. A veces dificilmente me entiendo pero no prentedo pasarme la vida tratando de entenderme.

Past

A favor

A favor