musiquita

domingo, julio 8

NADA MÁS QUEDA
Gracias a todos por sus comentarios. Seguiremos en contacto =)

sábado, julio 7

Ahora resulta que el pinche blogger no quiere poner títulos. ¿Nada más me sucede a mí? ¿Nada más yo batallo con este pinche sistema? ¿Es una pinche señal de algo que no he logrado descifrar?

Ayer descubrí el trabajo de un artista que me encantó. Es un proyecto de un artista de no sé qué colegio y es el sueño poético de muchos: dormir en las páginas de un libro.Yo me volvería loca porque me encanta ver tipografías. De hecho desde niña he soñado un cuarto decorado como si fueran páginas de libro. Cuando voy a los museos y leo las presentaciones en la pared es un extásis visual que sólo nos pega a varios. Cualquier diseñador de interiores lo puede hacer, pero bueno, yo no soy diseñadora de interiores ni tengo dinero para una. Ni tengo mi propia casa todavía pero cuando la tenga será bastante exótica.


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Y acá la publicidad bastante bonita y original de una libreria llamada Anagram que nada qué ver con Anagrama la editorial independiente española más famosa de latinoamérica.



Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

viernes, julio 6

pinche envidia

Había una vez una vieja llamada Karina, que por ser la hija menor de su familia y la consentida se sentía superior a los demás. Presumía de ser inteligente y tener el primer lugar de la clase pero no sabía nada al día siguiente porque todo lo macheteaba en vez de practicar las palabras: “comprensión & análisis”. Ella era feliz en tierra de ciegos (supongo) hasta que llegué yo. Yo era la nueva del salón y no me empeñaba en ocupar el primer lugar o el segundo porque eso me parece un vicio de competitividad educativa que poco ayuda y mucho estorba. Bueno, el caso es que a mi siempre me ha gustado mucho estudiar así que me sentaba siempre frente al maestro, platicaba con ellos y oh, sorpresa, participaba mucho en clase. Entonces Karina lo tomó como algo personal o una amenaza a su reinado, solo Dios sabe, y comenzó a experimentar ese lamentable sentimiento llamado envidia hacia mi enigmática persona.

Como una de mis frases favoritas siempre ha sido : “No hay que hacerse de enemigos que no estén a la altura del conflicto” yo no le hice el menor caso, nunca me incomodo. Karina siempre veía mi calificación en los anuncios y me miraba de una forma muy peculiar cuando me felicitaban o sacaba mejor calificación que ella. Karina nunca me importó hasta hoy. Porque resulta que yo andaba haciendo entrevistas para trabajar en una empresa. Me habían entrevistado una vez; todo muy bien, hasta me llamaron a presentar el examen psicometrico. Y el día del examen que por desgracia veo a Karina en ese departamento, hubieran visto su cara cuando me vio ahí, en sus terrenos, esperando. Me imagino que el placer (o el miedo who knows!) fue mucho. Nos saludamos como damas con un “Hola” y punto. Desde inicios de semana he preguntado en las oficinas qué ha pasado con el puesto y oh, sorpresa, me han dicho que siempre no. Lo platiqué con un amigo que la conoce y la conclusión fue lógica: “Karina te puso trabas, es obvio, siempre fue una envidiosa, no te quería ahí” En eso estoy de acuerdo pero qué culpa tengo yo de la poca autoestima e inseguridad de los demás. ¿Por qué no se preocupan por superarse a ellos mismos?

Sé que cosas como estas en el medio laboral se dan todos los días y en todos los niveles pero, lo siento, no puedo dejar ese sentimiento rabioso e impotente ante las injusticias humanas. Sé que el éxito siempre generará envidias pero me choca que por complejos ajenos pongan piedras en el camino de alguien más. Desafortunadamente necesitaba el trabajo pues era bueno. Al menos Karina era sincera y demostraba su descontento hacia mi de cara, es peor cuando el enemigo te besa en la mejilla, te abraza, y dice que siempre estará contigo en las buenas y en las malas.
-
(Y me siento triste... no, enojada... no, frustrada....dólida, chingaos!)

martes, julio 3

pinche blogger

¡Porque no quiere publicar mis posts! ¡Y yo tanto que lo quiero!



¿He platicado que me encanta Gwen solista? Pues sí, me encanta. Bueno, ya me voy a ver "Ya es medio día en China" por Sony. Me está gustando.

dios bendiga a la nopalinaza

Eso de tener estreñimiento es algo que no le deseo ni a mi peor enemigo, eh. Lo peor es que cuando paso por esos duros momentos mi cerebro me traiciona y recuerdo escenas trágicas como cuando mi hermana tenía siete años y lloraba en el baño porque no podía evacuar, todos nos asomábamos con intriga al baño y gritaba más intentando darnos un portazo fue bastante cómico pero algo dramático para mi corta edad, jaja. Y una conversación que le escuché a una vecina sobre el mismo problema y que la habían tenido que llevar al hospital o no sé que cosa le hicieron pero yo estaba chica y eso me sonó muy trágico. Me imaginé algo así como el potro de la inquisición. Así que el sábado, llevada por esa inquietud corporal fui a pedirle consejo a mi fuente de sabiduría maternal:
-
Yo: Entonces, ¿Qué hago?
Mamá: ¡Pues es que no haces ejercicio! Te la pasas sentada en el Teletón.
(Mi madre exagera mis inocentes horas de navegación comparándolo con el horario de transmisión del Teletón)
Yo: ¡¿Qué?! Hago dos putas horas por la mañana, soy de las pocas locas que salen antes que todo el mundo a hacer ejercicio.
Mamá: Tampoco tomas agua. Y deberías ir en la noche también. Te la pasas sentada en el trabajo, sentada allá en la computadora ésa, cómo quieres no estar así.
Ok. Lo del agua lo acepto porque es muy molesto andar en la calle buscando un baño público decente e higiénico, pero en lo demás no estoy de acuerdo.
Yo: Tomo bastante agua, y ahorita en tiempo de calor más, eh.

Total que decidimos – más bien decidí- resolver eso a la antiguita. Así que ayer con todo y mi malestar me fui en chinga a comprarme una bolsa de nopalinaza, medio kilo de nopal, medio kilo de ciruelas. Y gracias al milagro de la nopalinaza mi vida vuelve a ser igual de feliz y satisfactoria que antes. Afortunadamente tuve este desvarío ahora y no la próxima semana que andaré todo el día en la calle tomando un curso que suena interesante. De 9am a 8pm; me emociona, no lo niego, aunque espero no aburrirme. Así que por lo pronto no soltaré al nopalinaza hasta que el dichoso curso haya terminado, no quiero sorpresas. Me costó bien caro. Que bonito que googleen nopalinaza y aparezca yo contando tan emocionante problema.

Piche Calderón pendejo, pinche Slim rata.

jueves, junio 28

quiero un frappé con galleta oreo

Que pinche complicadas son las relaciones humanas. Hoy me agarré del chongo con alguien y bueno, no soy una persona bélica pero hay algunas que de plano me cagan la madre: las victimas. Admito que pierdo la cordura y tengo muy poca paciencia. Pero bueno, no pienso hablar de mis malestares emocionales hacia otras personas. Ayer fui a ver Shrek III y está muy babosa, me gustó, no sé hasta ahorita cual es mi preferida, si la dos o la tres pero más que la uno sí me gustó. La secuencia de la galleta fue lo que me dio más risa. Ya habían pasado como tres minutos del chiste y yo todavía seguí muerta de risa. No escribiré todo un tratado de la película porque la verdad pues no es para tanto.

Ya se me está haciendo la mala costumbre de que no puedo entrar al cine (Cinépolis) si antes no me compro un frappé capuchino o de chocolate blanco con galletas oreo, sabe delicioso, pura azúcar ya sé, pero es adictivo aunque se tardan un chingo en atender porque todo mundo pide sus crepas. Ay, ya se me antojó un frappé.

Por lo general me gusta rayarme las manos con pluma negra, me pongo palabras, símbolos o monitos cuando estoy aburrida en el trabajo. Claro, ahí cuido de que no se vea. En mi casa cuando mi madre me los ve dice que me veo mal pero pues me vale a mi me gusta rayarme. Sabiendo esto, hoy una ciberamiga me mandó éste video retándome a que consiga esa destreza manual pero no puedo, en las cuestiones de agilidad motriz soy muy bruta, rayármelas sí puedo. (Este post suena como que a puber o seré así?)

miércoles, junio 27

cosas de internet

Ya me ha pasado en unas cinco ocasiones. Recibo mails de ciertos hombres que primero se comportan muy amigables conmigo, me echan flores y cosas por el estilo. Dos renglones abajo me pasan su correo electrónico para que platiquemos por msn. Amablemente y con honestidad respondo su mail y les aclaro que guardaré su dirección de Hotmail pero yo no suelo visitar el msn y tampoco me agrada mucho platicar mientras navego.

Pues bien, acto seguido se comportan diferente. No sé si se sienten o creen que fui una grosera o que chingados pero como que me dejan de hablar un tiempo y luego regresan (todos han regresado, jo!) Hace poco me pasó con uno que finalmente regresó pero eso me hizo cuestionarme si estoy fallando yo, o son ellos los que fallan. Porque si yo fuera una calienta güevos que se les insinúa, les da a entender cosas, o se pasa de confiancitas lo aceptaría pero que yo sepa aún no he actuado así. Admito que a las mujeres las trato de una forma diferente, quizás no la gran cosa pero un trato especial sí les doy. Sólo le mando mails o les contesto a personas que tienen mi aprecio. Porque también en un tiempo llegue a recibir correos llenos de sospechosismo, de hecho, una chica me escribió cosas muy extrañas y me mando una foto de un león (¿?) No supe descifrar aquello así que inmediatamente le di borrar y bloquear.

La verdadera razón a mi muralla es que me encariño mucho con la gente, me gusta mucho la gente, me emociona pero no sé desprenderme cuando hay que hacerlo. Los malos entendidos por Internet me afectan bastante, y tener problemas con personas de este medio me estresa más porque se presta a subjetividades y temperamentos y no es posible aclarar las cosas bien, mirando a los ojos. Ya me he llevado varias desilusiones pero sigo jugando. Sin embargo, si no participo demasiado no es por mamona, es porque en realidad no quiero que esa relación cambie y muchas veces me decepciono al leer como algunos sacan el cobre. Este medio es el juego de la gallina ciega, vas a tientas, a tientas.

lunes, junio 25

noche de terror


Creo firmemente que los xv años fue una de las etapas más horrendas de mi vida. Simplemente, si tuviera la oportunidad borraría muchas escenas de esos doce meses en mi subconsciente. La insoportable sensación de no encajar, de no tener nada en común con mis amigas y querer a toda costa juntarme con ellas e intentar (más bien forzarme) ser igual cuando en mi interior lo detestaba. A los quince años no tenía autoestima, a los quince años mis padres se iban a divorciar, a los quince me sentía más sola que un perro, a los quince me hacía heridas en los brazos, a los quince escribía cosas deprimentes, a los quince no era nadie, un bote de basura era más que yo.

Este fin fui a unos quince años. Me di la aburrida de mi vida. En primera porque el lugar que me tocó en la mesa era de espaldas a la pista así que lo único que veía eran las caras de mis padres, unas tías y un tío deprimido, además del vaivén de los meseros por la puerta de cocina. La música era espantosa, no se podía platicar y todo aquel ambiente lleno de adolescentes, el vestido de la quinceañera, el pastel etc me recordaban tan fatídica etapa, y luego los familiares a los que nunca veo – y que por ende me miraban con curiosidad- aquello era del asco. Preparé mi retirada, sería después de la cena (en mi casa no había qué comer y no iba a desaprovechar una oportunidad como aquella) así que terminé el predecible trozo de pollo y vegetales que dan en todos los eventos de ese tipo. Le avisé a mi hermana, tomé mis cosas y emprendí la retirada. No sin antes hacer todo un desfile por cada una de las mesas para despedirme (tengo educación y quería que quedara de manifiesto) Claro, me detuve por momentos con frases como: ¡Hola!¿Cómo estás? ¡Qué grande estás ya! ¡Hace mucho que no te veía! Etc. Salí del lugar y me fui a mi casa.

Al llegar escuché un ruido en la planta alta, encendí todas las luces, subí con un cuchillo pero no había nadie, pensé en la viejita. Me fui hacía la habitación y me senté frente al espejo imitando las exclamaciones que le había hecho a todos en la fiesta para imaginar que tal me había visto, a la vez que me desmaquillaba. Estrené labial rojizo. Después probé otros gestos imaginado lo que pude haber dicho mejor, más expresiva. Me quité la ropa de fiesta, fui a la cocina y me serví un poco de vino, encendí la televisión, la lámpara, el ventilador y me acosté a placer en la cama. Encontré en la tele un programa de sexo de 52MX, en donde sale una chava que me encanta llamada Kalinda y Federica la ex K. Hablaron de posturas, de trucos, y zonas erógenas. Sin hacer mucho esfuerzo media hora después me quedé dormida pero al día siguiente me levanté con una cruda emocional. ¿Fiesta de XV? ¡Yo no estuve ahí jamás!

(Pero a los 16 mi vida cambió para siempre… un antes y un después porque llegó el amor)
( Amantes y enemigos, amores imperfectos, desiertos y mares; deslumbramiento inútil listo para revivirse. )
Siempre hay una luz brillando en la oscuridad. Sigue sin gustarme trasnochar, madrugar, olvidar. A veces dificilmente me entiendo pero no prentedo pasarme la vida tratando de entenderme.

Past

A favor

A favor