musiquita

jueves, junio 28

quiero un frappé con galleta oreo

Que pinche complicadas son las relaciones humanas. Hoy me agarré del chongo con alguien y bueno, no soy una persona bélica pero hay algunas que de plano me cagan la madre: las victimas. Admito que pierdo la cordura y tengo muy poca paciencia. Pero bueno, no pienso hablar de mis malestares emocionales hacia otras personas. Ayer fui a ver Shrek III y está muy babosa, me gustó, no sé hasta ahorita cual es mi preferida, si la dos o la tres pero más que la uno sí me gustó. La secuencia de la galleta fue lo que me dio más risa. Ya habían pasado como tres minutos del chiste y yo todavía seguí muerta de risa. No escribiré todo un tratado de la película porque la verdad pues no es para tanto.

Ya se me está haciendo la mala costumbre de que no puedo entrar al cine (Cinépolis) si antes no me compro un frappé capuchino o de chocolate blanco con galletas oreo, sabe delicioso, pura azúcar ya sé, pero es adictivo aunque se tardan un chingo en atender porque todo mundo pide sus crepas. Ay, ya se me antojó un frappé.

Por lo general me gusta rayarme las manos con pluma negra, me pongo palabras, símbolos o monitos cuando estoy aburrida en el trabajo. Claro, ahí cuido de que no se vea. En mi casa cuando mi madre me los ve dice que me veo mal pero pues me vale a mi me gusta rayarme. Sabiendo esto, hoy una ciberamiga me mandó éste video retándome a que consiga esa destreza manual pero no puedo, en las cuestiones de agilidad motriz soy muy bruta, rayármelas sí puedo. (Este post suena como que a puber o seré así?)

( Amantes y enemigos, amores imperfectos, desiertos y mares; deslumbramiento inútil listo para revivirse. )
Siempre hay una luz brillando en la oscuridad. Sigue sin gustarme trasnochar, madrugar, olvidar. A veces dificilmente me entiendo pero no prentedo pasarme la vida tratando de entenderme.

Past

A favor

A favor