musiquita

jueves, junio 7

amor y otros desencuentros

No sé si definirme como una persona inestable o indisciplinada, o que no mantengo mis palabras o qué chingados. La cuestión es que mi humor es muy cambiante. Honestamente hay días en que digo: “¡A la mierda el blog!” pero después recapacito en que es más barato escribir que pagarle a un psicólogo. (risas plis)

Y bueno, he conocido personas muy lindas por este medio no las mencionaré por cuestión de ética y sentimentalismo – pero saben quienes son porque les he mandado mails avisándoles de mis nuevas viviendas y haciendo eco de mis locuras me siguen la corriente (eso se agradece se los juro). Aunque también he conocido cada fichita, sobre todo en asuntos de divas mamonas y petulantes (se dan ciertos casos de lesbianas que pecan en la mamonería, sentirse divitas de mierda, fogosidad andando y otras que bueno, mejor no mencionar detalles).

Creen que porque les dices algunas cosas lindas y halagadoras – y merecidas no lo dudo- una ya les anda tirando la onda a lo bestia. No, lindas, no confundir, suelo ser muy exigente en gustos y cuando alguien me gusta en realidad llevaría a cabo TODA una estrategia de conquista con meses de antelación y no sólo un mail endulzado. En resumidas cuentas he de compartir a ustedes que la vida de preferencias distintas emocionalmente es temperamental, es decir, somos pocas y además de eso entre nosotras mismas nos segregamos. La vida gay no es fácil pero también hay admitir que tiene un sabor que la buga nunca tendrá. Sorry, pero así es.
( Amantes y enemigos, amores imperfectos, desiertos y mares; deslumbramiento inútil listo para revivirse. )
Siempre hay una luz brillando en la oscuridad. Sigue sin gustarme trasnochar, madrugar, olvidar. A veces dificilmente me entiendo pero no prentedo pasarme la vida tratando de entenderme.

Past

A favor

A favor